Disponible para toda Argentina

Plan Preventivo:

Primer servicio prepago de acompañantes de salud

La manera de empezar a cuidarte

¡Ahora cuidarse es más fácil! el plan preventivo es una nueva tendencia de salud que busca revalorizar la vejez de forma activa y feliz, fomentando la prevención como estilo de vida.

Es un servicio prepago de acompañantes de salud que garantiza la tranquilidad en los momentos de mayor vulnerabilidad, reduciendo situaciones de estrés tanto para el paciente como para todo el grupo familiar.

Nuestros Planes

Con estos planes puedes afiliarte individualmente o toda tu familia,
incluyendo hasta tres generaciones (tú, tus padres, tu cónyuge y tus hijos).

Preventivo
Básico

A través de esta modalidad, usted cuenta con la asistencia profesional de personal calificado, durante el tiempo que requiera la hospitalización del paciente, habiendo elegido previamente las opciones de cobertura, durante 8, 12 o 24 horas al día.

Preventivo
Clásico

Además de la modalidad básica, este servicio se utiliza inmediatamente después de salir del sanatorio u hospital. Podrás recibir asistencia de un cuidador o profesional sanitario en tu domicilio durante un periodo de tiempo similar al de la estadía hospitalaria.

Preventivo
Especial

Se añade a las modalidades anteriores. Puede contar con la atención profesional de un acompañante de salud directamente en su lugar de residencia. No es necesario haber estado hospitalizado previamente. Se recomienda para pacientes que padezcan una patología reciente o transitoria (no crónica).

Las opciones de cobertura pueden ser 8, 12 o 24 horas al día.

Acompañante de Salud

La figura del acompañante de salud o Cuidador supera a la del individuo que brinda cuidados, históricamente conocido como “persona de compañía”. Esto se debe a que orienta sus acciones hacia una asistencia integral que incluye no sólo la atención personalizada y el apoyo necesario para la realización de las actividades básicas de la vida diaria (higiene, nutrición, medicación, movilización y confort), sino también la asistencia profesional. al arduo trabajo de rehabilitación socio-familiar.

El cuidador debe conocer los síntomas para actuar e informar tanto a la familia como al médico tratante. Realiza todas las tareas inherentes a la mejora de la calidad de vida. familiar

Preguntas frecuentes
sobre el cuidado en el hogar

Cuando elige MÁS CUIDADOS, recibirá un plan de atención domiciliaria diseñado para ayudar a toda la familia a lograr los objetivos de calidad de vida deseados. El plan se adaptará a las necesidades individuales en función de sus comentarios. Una vez que se establece un horario, un CUIDADOR llegará a la hora designada cada día o semana para brindar atención compasiva y personalizada.

El cuidado en el hogar es un servicio proporcionado por MÁS CUIDADOS que envía a un cuidador profesional a un domicilio determinado por el familiar o paciente para realizar actividades de la vida diaria, como bañarse, caminar, tomar medicamentos y hacer ejercicio. Ofrece planes de cuidados individuales con atención personalizada. Ayuda a las personas a mantener su independencia y dignidad a medida que envejecen, así como a recuperarse de lesiones de salud. Ofrece la compañía vital necesaria para prevenir la soledad y el aislamiento.

Un cuidador profesional puede ayudar a personas mayores, adolescentes, niños y adultos o personas con enfermedades crónicas a completar todo tipo de actividades rutinarias, como bañarse, vestirse y realizar las tareas del hogar para que la vida diaria sea más fácil y segura. Los cuidadores ayudan a todos los miembros de la familia brindando un cuidado que tranquiliza a todos y alivia la sensación de que cuidar es “una carga”. Un cuidador de MÑAS CUIDADOS® también disfrutará socializando, participando en actividades como rompecabezas o manualidades y escuchando música.

 

Cualquiera que necesite ayuda para mantenerse sano y seguro en casa puede beneficiarse de la atención domiciliaria. Si vivir con una condición de salud crónica dificulta completar tareas como caminar, abotonarse una camisa o bañarse, entonces la atención domiciliaria puede ser muy útil para mantener la independencia y disfrutar de un estilo de vida activo.

Sus padres u otros seres queridos pueden beneficiarse de la atención domiciliaria si muestran alguno de estos signos:

  • Disminución de la higiene personal.
  • Tristeza por soledad
  • Pérdida de interés por cocinar.
  • Diagnosticado con Alzheimer u otra forma de demencia
  • Se olvida de pagar las cuentas
  • Se olvida de tomar la medicación
  • Necesita ayuda para levantarse y bajarse de sillas o sofás
  • Cae con frecuencia
  • Tiene movilidad limitada
  • Habilidades de conducción deterioradas
  • Tiene una enfermedad crónica como la artritis que dificulta tareas como abrir frascos o abotonarse una camisa.